Apuntes Prácticos

Escala de coma de Glasgow

Aproximación práctica a la evaluación del estado de conciencia en diversas situaciones clínicas.

Dr. Graham Teasdale

La  escala de Glasgow, desarrollada por Graham Teasdale y  Bryan J. Jennett neurocirujanos de la Universidad de Glasgow en 1974, es en resumen, un método simple y confiable de registro y monitoreo del estado de conciencia de un paciente después de un trauma craneoencefálico. Hoy en día, se utiliza también como escala de coma para estados neurológicos de causas metabólicas y vasculares.

Desde 1977 se asignó a la clasificación de Glasgow un valor numérico tal como lo conocemos hoy. La escala es en si misma el examen neurológico rápido del paciente con alteración de conciencia, por esto tiene gran utilidad en el triage. La escala, dicen sus autores, no pretende nada distinto de medir el nivel de conciencia, pero no determinar la magnitud del daño cerebral. Es una escala dinámica que debe ser de registro y evaluación periódica en el paciente.

Es una herramienta para la evaluación objetiva del estado de conciencia de un paciente, por parte de un clínico competente.

Debe ser evaluada inmediatamente el paciente sea visto por un médico o personal de salud entrenados.

Como funciona la escala de Glasgow?

La escala evalúa tres aspectos, cada uno de ellos cuantificado en puntos de acuerdo a los posibles grados o tipos de respuestas a los que se asigna un valor numérico.

Aspectos a evaluar:

  1. Apertura ocular.  Con cuatro posibles variables de respuesta.
  2. Respuesta verbal. Con cinco posibles variables de respuesta.
  3. Respuesta motora  (habilidad motora). Con seis posibles variables de respuesta.

1. Apertura ocular

  • Se le asignan cuatro puntos al paciente que tiene los ojos abiertos espontáneamente. (Consciente)
  • Se le asignan tres puntos al paciente que abre los ojos solamente al llamado. (Somnoliento )
  • Se le asignan dos puntos al paciente que abre los ojos solamente cuando se le aplica un estímulo doloroso. (estuporoso)
  • Se le asigna un punto al paciente que a pesar de todos los estímulos anteriores –incluido el dolor- permanece con los ojos cerrados. (coma).

2. Respuesta verbal

  • Se le asignan 5 puntos al paciente que puede responder adecuadamente al interrogatorio. (Consciente)
  • Se le asignan cuatro puntos al que presenta lenguaje incoherente y sin sentido (Somnoliento)
  • Se le asignan tres puntos al paciente que reacciona con refunfuños y obscenidades. (somnoliento)
  • Se le asignan dos puntos al paciente que emite sonidos guturales e incomprensibles (estupor).
  • Se le asigna un punto al paciente que no emite ningún sonido. (coma).

Escala verbal en niños pequeños:

  • Se le asignan cinco puntos al niño que habla apropiadamente de acuerdo a su edad.
  • Se le asignan cuatro puntos al refunfuño y a la irritabilidad que acompaña al estímulo.
  • Se le asignan tres puntos al llanto incesante.
  • Se le asignan dos puntos al paciente que emite sonidos ininteligibles.
  • Se le asigna un punto al niño que no emite ningún sonido.

3. Respuesta motora

  • Se le asignan seis puntos al paciente que acata órdenes. (Consciente).
  • Se le asignan cinco puntos al paciente que realiza movimientos complejos ante el estímulo doloroso. (somnoliento).
  • Se le asignan 4 puntos al paciente que intenta retirarse del estímulo doloroso.
  • Se le asignan tres puntos al paciente en el que el dolor causa movimientos de flexión (decorticación)
  • Se le asignan dos puntos al paciente en el que el dolor causa movimientos de extensión (descerebración).
  • Se le asigna un punto al paciente que a pesar del estímulo doloroso permanece inmóvil. (coma).

Interpretación

Puntuación máxima y normal 15 puntos

Puntuación mínima 3 puntos

Se califica el traumatismo craneoencefálico (o la condición neurológica de base) como:

  • Leve si presenta un Glasgow de 15 a 13 puntos
  • Moderado, si se obtiene una calificación de 12 a 9
  • Grave si es menor o igual a 8.

Los componentes evaluados registran y cuantifican las respuestas tanto de la corteza cerebral como del tronco cerebral y el Sistema Reticular Activador Ascendente, sustratos anatómicos del estado de vigilia. No incluye la respuesta pupilar ni los movimientos oculares.

Limitaciones

  • Incapacidad de obtener datos en pacientes intubados, sedados, afásicos o víctimas de trauma facial.
  • Respuesta verbal alterada por trastorno auditivo, alteraciones psiquiátricas, lesiones de la cavidad oral o labios. Traqueotomía.
  • La respuesta motora se ve afectada por lesiones de la médula espinal o nervio periférico, así como la inmovilización de fracturas.
  • La apertura ocular puede verse afectada por edema palpebral.
  • La variabilidad entre observadores, ha demostrado tener importancia significativa en la calificación de la escala y por lo tanto, en las conductas tomadas.
  • Lugar donde se realiza la evaluación. No es lo mismo evaluar a un paciente en la calle o en su residencia o lugar de trabajo que, en el medio hospitalario.
  • Técnica de estimulación dolorosa aplicada.
  • Detección del  “cambio clínico mínimo detectable” con importancia real y pronóstica.
  • Necesidad de acuerdo entre los observadores para su evaluación.(técnica e interpretación semiológica).

Dr. Bryan J. Jennett

“A pesar de estas limitaciones, diversos estudios coinciden en afirmar que la escala de coma de Glasgow, es un buen predictor de mortalidad intrahospitalaria y un instrumento útil para el Triage previo a la hospitalización”. Esto se considera cierto, sobre todo, en los puntajes extremos de la escala.

Es importante recalcar la necesidad de que las instituciones hospitalarias, realicen acuerdos intra e interinstitucionales de carácter técnico, para la interpretación de los resultados obtenidos en cada una de las evaluaciones de los pacientes y la periodicidad con la que los datos deben ser consignados en la historia clínica, para el adecuado seguimiento del estado neurológico de un paciente con alteración objetiva o potencial de su estado de conciencia.



Referencias

Laura Mª Castelo Corral.Escala de coma de Glasgow.Medicina Interna. CHU Juan Canalejo. A Coruña
J.L. RODRIGUEZ GARCÍA. Diagnóstico y Tratamiento Médico. GREEN BOOK. MARBAN LIBROS SL.2009
www.biausa.org/Images/jennett.gif